La cocina muchas veces es el corazón de la casa, pasamos mucho tiempo allí cocinando, creando, charlando y compartiendo con familia o amigos. El calor y los aromas nos transportan a tiempos de infancia o momentos entrañables y hacen de este lugar de la casa un sitio para disfrutar plenamente.

Pero es cierto también que no siempre contamos con el espacio suficiente o los últimos electrodomésticos y mobiliario para sacar el mayor provecho de este espacio.

Te contamos a continuación algunas ideas para poner manos a la obra (y a la masa!).

ESPACIOS DE TRABAJO

Pensar la cocina como la línea de producción de una fábrica, cuáles son allí las principales actividades.

  • Guardado, heladera productos fríos y despensa y alacenas.

  • Mesada de apoyo, preparación de los alimentos.

  • Limpieza de los productos, pileta, tacho residuos y compostera.

  • Cocción, horno y hornallas para cocción de los alimentos.


El circuito ideal es guardado, mesada, lavado, cocción. estos puntos no deberían estar muy distanciados entre sí. Una buena distribución de estas áreas de tareas nos van a ahorrar mucho tiempo en la preparación de los alimentos y hacer más placentero y ordenado el espacio que usamos.

ESPACIOS DE GUARDADO

Hay una máxima que dice "los espacios de guardado nunca serán suficientes" ya que poseen una inexplicable fuerza centrífuga generando un polo de atracción irrefrenable. Pregúntense si alguna vez vieron en sus casas o en la de algún conocido una alacena vacía, algún cajón casi desnudo o una despensa sin nada que la llene. Esto no significa que el rendimiento de estos lugares pueda ser potenciado y ordenado.


Despensa o alacenas para guardado de alimentos:
  • Ubicarlos lejos de fuentes de calor como cocina o ventanas que reciban sol directo.

  • Diseñarlos con estantes regulables con alturas variables que se adapten a la altura de los productos.

  • Preferir puertas ciegas o vidrios esmerilados para mantenerlos más frescos sin luz solar.

  • Existen en el mercado gran variedad de herrajes que permiten aprovechar al máximo el espacio.





Utensilios y cajones:
  • Muchos de estos elementos pueden estar a la vista con un fácil acceso.

  • Ubicar las cajoneras inmediatas a la mesada de preparación y área de cocción.

  • Barrales para colgar son excelentes para disponer de estos elementos sin ocupar mesada ni lugar de guardado.

  • Estantes angostos que pueden ser instalados sobre la mesada para ubicar frascos pequeños de condimentos.

  • Elección de herrajes de gran calidad para la extracción de cajones garantizan una larga vida útil.

Electrodomésticos
  • Son grandes aliados a la hora de la preparación de alimentos.

  • Ubicarlos en un sitio exclusivo cercano a la mesada de preparación.

  • Diseñar tomacorrientes suficientes sobre está área para su cómodo uso.

  • Disponer electrodomésticos de usos diario en una mesada de uso secundaria.


ILUMINACIÓN

Es importante diseñar adecuadamente la iluminación de una cocina. Lo ideal es una buena fuente de luz natural con orientación sur para una luz difusa y constante durante el día sin rayos de sol directos. En cuanto a la iluminación artificial lo ideal es que existan como mínimo dos fuentes de luz:

  • Iluminación cenital que ilumine el espacio general en forma cálida y pareja.

  • Iluminación sobre las mesadas que ilumine en forma directa con mayor intensidad

Ubicar estas fuentes de iluminación de manera tal que no se generen conos de sombra ni deslumbramientos.




Existen otros elementos importantes en el diseño de una cocina como la elección de los materiales del mobiliario, mesadas y revestimientos. También exige un análisis aparte el diseño de cocinas en espacios mínimos (es posible!) y Cocinas de concepto integrado con otros ambientes de la casa.









27 vistas

Actualizado: 12 de ago de 2021


En estos últimos años hemos escuchado con insistencia la necesidad de realizar actividad física y de alimentarse bien como dos pilares fundamentales para una buena salud. Esto es cierto, tan cierto como lo es la necesidad de contar con un aire de buena calidad puesto que la respiración es nuestra mayor fuente de energía. Podemos estar un tiempo sin comer, unas horas sin beber pero la respiración no se puede evitar más allá de unos pocos segundos. Respirar es algo que se hace siempre y todo el tiempo, aún cuando dormimos. Entonces, siendo la calidad del aire algo tan importante, ¿qué debemos tener en cuenta en nuestras viviendas al momento de mantener un aire de buena calidad?


Fundamentalmente, como hemos mencionado con anterioridad, mantener el hogar bien ventilado y asoleado. Para que el aire interior sea saludable, la casa debe ventilarse al menos quince minutos al día. Una buena oferta de luz también hace un interior sano. Un interior bien ventilado y asoleado evitará la formación de hongos, que pueden proliferar en espacios donde la humedad se acumuló en exceso.


Si contar con una renovación del aire interior se hace dificultoso, hay varios recursos que pueden ayudar a mejorarlo:


1. Reducir el uso de elementos químicos para la limpieza del hogar, sobre todo limpiadores multi-uso, desodorantes de ambiente, aerosoles, repelentes, insecticidas y ciertos detergentes. Es mejor reemplazarlos por limpiadores inocuos o biodegradables. El vinagre, el alcohol y el bicarbonato de sodio figuran entre los más recomendados. Para aromatizar, será mejor usar flores frescas, sahumerios o aceites esenciales. Los productos químicos desprenden ciertas sustancias como el formaldehído, el benceno o el tricloroetileno, el típico “olor a nuevo”. Una exposición prolongada o frecuente a estas sustancias puede traer dolores de cabeza, irritación ocular, sequedad en la garganta, somnolencia, irritación de las vías respiratorias o fatiga en los casos más leves. Para atenuar los efectos de estas sustancias se recomienda el uso de ciertas plantas como el filodendro, el crisantemo o la gerbera.


2. Seleccionar cuidadosamente los materiales que llevarán muros y muebles en su casa. Evitar el uso de fibras acrílicas halladas en alfombras, cortinas y otros textiles. Evitar las aberturas de PVC y la utilización de plastificantes que lo contengan. Ciertas pinturas, pegamentos, barnices y protectores para la madera, si fuera posible, también es mejor evitarlos, sobre todo aquellos que contengan tolueno, xileno, pentaclorofenol, lindano y estireno. Las placas de aglomerado contienen formaldehído, por lo que será mucho mejor utilizar madera maciza en su lugar.


Reemplazar todos los productos sintéticos que se pueda por materiales naturales, ya que estos desprenden partículas que el cuerpo humano puede asimilar sin perjuicio para su salud. Los revoques cementicios en el interior pueden reemplazarse, aunque no lo crea, por revoques de tierra o arcilla.