En un hermoso jardín urbano proyectamos un lugar para crear y hacer arte. Una de los preceptos fue mantener una óptima relación entre el atelier y el jardín, tener la posibilidad de recibir la mayor cantidad de luz natural e inclusive que el lugar se transfromara en una galería abierta en las épocas más calidas. Esto se logró cubriendo parte del sitio con un techo vidriado que convierte el afuera en adentro, el otro sector de taller quedó más aislado y protegido con un techo de chapa con lucarnas. Grandes carpinterías corredizas de hierro permiten abrir completamente el lugar, un arbol junto a una de las entradas funciona como custodio del atrio y queda alternadamente cerrado y abierto por estas carpinterías. Los muros que funcionan como pilares de sostén fueron realizados con ladrillo visto con la habilidad de oficios de antaño. El piso fue relazado con un damero clásico de calcáreos hechos a pedido y el sector exterior se continuó con un piso de ladrillo.

Jardín urbano para artistas

© 2020 adarq.com.ar

icono whattsap.png